sábado, 4 de febrero de 2017

Guía de la ciudad de Salamanca II: La Catedral Nueva de Salamanca


Vamos a continuar conociendo la Catedral de Salamanca, como ya os contamos la Catedral Vieja, por seguir en orden cronológico ahora exploraremos con detalle la Catedral Nueva de Salamanca, dedicada a la Asunción de la Virgen.

Este conjunto catedralicio casi único, se complementan notoriamente; fueron y siguen siendo uno de los puntos más importantes de esta ciudad dorada del río Tormes.


Catedral Nueva de La Asunción de la Virgen

La catedral Nueva está adosada a la Vieja, se comenzó a construir en 1513, cuando se veía que con la importancia que estaba adquiriendo la ciudad universitaria, el templo románico se quedaba pequeño para la población creciente en la ciudad.

Las obras se dieron por finalizadas en 1733, y aunque en un principio pensaron derruir la antigua catedral de Santa María, finalmente se impuso conservarla. Esto se debió a que se siguió el criterio de mantenerla abierta al culto mientras se realizaba la construcción de la nueva.
 
Salamanca al atardecer con sus dos catedrales

Para la construcción de esta gran catedral, se consiguió el apoyo del rey Fernando II de Aragón, el católico, quien en 1509 ordenó a los arquitectos que habían trabajado en Toledo y Sevilla, Antón Egas y Alonso Rodríguez, que fueran a Salamanca para proyectar el nuevo templo.

La catedral se proyectó paralela a la vieja, realizada con piedra franca de Villamayor y en estilo gótico. Tiene una planta con tres naves y dos más de capillas hornacina, que se terminaron en 1520. El maestro de obra Juan Gil de Hontañón se hizo cargo como maestro mayor de obras de la construcción de la Catedral Nueva parte izquierda, y su discípulo Juan de Álava por la parte derecha. Este último fue uno de los iniciadores del estilo plateresco que se terminaría imponiendo como un estilo arquitectónico típicamente hispánico.

Aunque originalmente la idea era tener una girola en la cabecera y ábsides poligonales, los retrasos en la obra hicieron que se cambiase a una cabecera plana, siguiendo el modelo diseñado por Juan de Herrera para la Catedral de Valladolid.
 
Diseño de la Catedral de Valladolid según planos de Juan de Herrera



El cimborrio

El cimborrio, posiblemente uno de los elementos más característicos de esta gran Catedral se realizó casi en el siglo XVIII, por Joaquín Churriguera, con un tambor cilíndrico, que libera espacios para incluir unos amplios ventanales y se remata con una cúpula semiesférica con linterna en su cumbre.
 
Cimborrio de la Catedral nueva de Salamanca 

Debido al terremoto de Lisboa de 1755, fue necesaria la sustitución de la cúpula del cimborrio, por otra en estilo neoclásico.


El Campanario de la Catedral

El campanario, construido sobre el original de la Catedral Vieja, y que según parece, se parecía mucho al de la Catedral de Segovia, también sufrió daños considerables, alcanzando un ángulo de inclinación bastante crítico y un alto riesgo de colapso. Para reparar estos daños, se realizó una camisa de pesada piedra que envolvió la torre dañada. Nos quitó la vista, pero al menos conservamos la original.


Esquina de la Catedral nueva de Salamanca

El Mariquelo

Debido a la inestabilidad de la torre, fue necesario subir a comprobar los daños. Tan solo un miembro de la familia Mariquelo se atrevió. Subió y dio Dios porque pese a los daños, no se produjeron muertes. Así, se inició una tradición en esta familia en subir todos los años para realizar este agradecimiento, tocando las campanas. Esta tradición se perdió durante unos años del siglo XX, pero desde hace unos cuantos años, se ha vuelto a retomar todos los 31 de octubre, aunque el último descendiente directo de esta familia ya no es el encargado de hacerlo.
 
El Mariquelo


Las fachadas exteriores de la Catedral

Del exterior de esta catedral cabría destacar la fachada principal, donde podemos encontrar el marcado estilo plateresco en sus tres pórticos retablos; Los laterales dedicados al Nacimiento y Epifanía del Señor; y el central al Cristo Crucificado y su ascensión a los Cielos.
 
Fachada principal de la Catedral Nueva de Salamanca

La otra fachada importante es la lateral norte, con otra entrada retablo. Durante la ocupación francesa, el ejército napoleónico derrumbó las construcciones próximas a la catedral, lo que dio lugar a la actual plaza de Anaya, Muchas de sus esculturas fueron mutiladas, o directamente destruidas. Estas esculturas fueron rehabilitadas o reconstruidas en el siglo XX; fruto de esta intervención, encontramos actualmente esculturas que nada tienen que ver con las originales, pero que durante un tiempo crearon un cierta polémica sobre si estaban adelantadas a su tiempo; como por ejemplo el famoso astronauta, o el diablo comiendo un helado de cono.


Catedral Nueva de Salamanca

Fachada norte de la Catedral nueva de Salamanca

El interior de la Catedral nueva de Salamanca

El interiorse divide en tres naves en, con una planta basical de forma rectangular y de gran belleza. Los laterales se usan para la incorporacón de capillas, dejando en el centro los elementos más impresonantes.

Planta de la Catedral Nueva de Salamanca

El Coro de la Catedral Nueva de Salamanca

En el interior de esta Catedral, se encuentra un coro, situado en el segundo tramo de la nave central. Construido por Joaquín Churriguera en estilo barroco. Posee dos alturas de asientos, con 57 sillas en la bancada superior y 41 en la inferior.


Sillería y Coro de la Catedral nueva de Salamanca

 En un lateral del mismo, se encuentra un órgano barroco, que según parece en 1950 se quiso afinar, para volver a utilizar. Para ello, llamaron a un especialista belga, el cual se quedó asombrado al saber que llevaba casi un siglo sin afinar y aun así se mantenía perfectamente, seguramente, gracias al clima seco de la zona.


Órgano barroco de Catedral nueva de Salamanca

La Capilla Mayor

Es el Centro de la Catedral nueva de Salamanca, y se encuentra integrada en su interior, tiene una planta rectangular y se encuentra cubierta por una magnifica bóveda policromada y dorada, con colgaduras de terciopelo, una imagen de la Asunción, de 1624, un sagrario, y las urnas de plata con los restos de San Juan de Sahagún; el patrono de Salamanca.

 
Capilla Mayor de la Catedral nueva de Salamanca 

Destaca el tabernáculo de mármol, del siglo XVIII. Esta Capilla carece de retablo, ya se desmontó pensando en sustituirlo por de mármol. Pero el proyecto no se terminó realizando por su elevado coste económico. Sabemos cómo hubiera sido por la maqueta que se conserva en el Museo Catedralicio.

Capillas y altares laterales

Con una catedral tan grande, las capillas y alteres laterales son muchas; y aunque todos interesantes en sí mismo y con mucha historia, no los vamos a describir todos. Nos detendremos en las más interesantes.

Capillas de la Catedral Nueva de Salamanca 

Capilla de San Lorenzo

Es la primera capilla por el costado sur. Desde esta capilla se accede actualmente a la Catedral Vieja. Fue fundada en 1630 por Lorenzo Sánchez de Acebes, regidor de Salamanca y su esposa Isabel Rueda, quienes tienen su sepulcro en la misma. Preside un retablo con relieve de la época de un solo cuerpo del martirio del santo, atribuido a Antonio de Paz.

Capilla Dorada o de todos los Santos

Mandada construir en 1515 por el arcediano de Alba de Tormes, Salamanca, Francisco Sánchez de Palenzuela. Fue diseñada por arquitecto Juan de Álava. Su interior contiene hermosos sepulcros, entre ellos los del fundador de la capilla.

Todos los muros están decorados con unas 110 estatuas de personajes del Antiguo y del Nuevo Testamento, con destacado color dorado, de ahí el nombre de la capilla.

Capilla dorada

En su interior, hay un magnifico Calvario, que preside el retablo de la Capilla. Fue colocado sobre un fondo pictórico de Adiosdado de Olivares. Bajo él, se encuentra un altar decorado con azulejos de Talavera.

Capilla del Presidente

Fundada en 1577 por Francisco Fernández de Liébana, presidente de la Real Audencia y Chancillería de Valladolid. El altar posee un retablo dos cuerpos. En el superior la Aparición de Cristo Resucitado a la Virgen y el inferior el Entierro de Cristo, de Fernández Navarrete.

En su interior el retablo de San Bartolomé, ensamblado en 1627, se sitúa una imagen central del santo, junto a San Agustín y San Gregorio. En el ático del retablo se muestra una pintura de la Virgen con el Niño Jesús y San Juanito.


Virgen de la Capilla del Presidente

En esta impresionante capilla se encuentran varios sepulcros, como el de Don Juan de Mogrovejo, tío del Santo Toribio, misionero en sudamericana. También se halla el sepulcro de los hermanos Juan Aguilera médico a los papas Pablo III y Julio III, y catedrático de Astrología de la Universidad de Salamanca; y el de su hermano, Hernando Aguilera, que logró la inclusión de la lectura de Copérnico. También está el sepulcro del canónigo Sánchez Palacio, con una escultura de un Nazareno. En esta capilla está la imagen del Cristo Yacente de la Misericordia.

Capilla de la Virgen del Desagravio

Lo más importante es su retablo, con sus columnas salomónicas construidas 1665, por Francisco García y el tallista Juan de Mondravilla. Se ensambló en 1664 como un acto de desagravio para albergar un lienzo de la Inmaculada que había sido ultrajado por opositores al Dogma de la Inmaculada Concepción, tras sufrir una cuchillada de un desaprensivo.

Capilla de la Virgen del Desagravio

Capilla de Jesús Nazareno

Acoge la mejor colección de pintura italiana de toda la catedral, con un retablo en el que destaca el lienzo de Cristo y la Verónica, de Carlo Maratta. En los arcosolios del fondo destacan lienzos como la Matanza de los inocentes o la Expulsión de los Mercaderes del Templo, atribuidos a Micco Spadaro.

A continuación de esta capilla se halla la antesala de acceso a las sacristías.

Capilla de San José y de la Piedad

En esta capilla se sitúa un retablo, con la imagen central del santo con el Niño en brazos. Más profundamente, se haya la Capilla de los Dolores, cubierta con una cúpula neoclásica. Ésta última fue fundada por el racionero Don Juan García Serrano, quien dotó la capilla con el retablo, la reja y la imagen de la Piedad.

Capilla de la Piedad de la Catedral de Salamanca

Capilla del Cristo de las Batallas

Posiblemente, una de las más importantes de toda la Catedral Nueva de Salamanca. En ella se encuentra el Cristo de las Batallas, una talla románica del Cristo, de color negro y con cuatro clavos. Esta era la imagen que portaba el obispo Jerónimo, tras la repoblación de la ciudad, cuando acompañaba a El Cid en sus batallas contra los musulmanes.



Cristo de las Batallas de El Cid Campeador antes de la restauración

El retablo que acoge el crucifijo, es obra de Alberto de Churriguera y fue donado por el obispo José Sancho Granado en 1734. También aquí se sitúa una Virgen del Carmen, obra de Antonio de Paz.

Capilla de la Soledad

La Virgen que preside el retablo, es obra de Joaquín de Churriguera. La imagen de Nuestra Señora de la Soledad es una de las imágenes de más profunda devoción en los salmantinos.


Capilla de la Soledad

Capilla de la Virgen del Pilar

Esta capilla cuenta con un retablo en el que se sitúa una imagen pétrea de la Virgen del Pilar; una talla gótica del siglo XIV. Detrás de la misma queda representada en pintura la venida de María a Zaragoza. En los arcosolios laterales figuran dos relieves, los de San Jerónimo y la Sagrada Familia.


Capilla de la Virgen del Pilar

Altar del Cristo de la Agonía Redentora

Este altar está situado en el brazo norte del crucero. En él se encuentra una imagen considerada como una de las más espectaculares y bellas de toda la Catedral Nueva de Salamanca. Se trata de una obra anónima del siglo XV de un Cristo Crucificado con tres clavos. Su policromía revela un gran realismo en el tratamiento del cuerpo y los detalles de las venas que se aprecian en él. Desfila el Jueves Santo, en la Semana Santa salmantina, con la Real Cofradía Penitencial del Santísimo Cristo Yacente de la Misericordia y de la Agonía Redentora.


Cristo de la Agonía Redentora

Capilla de San Clemente

En esta capilla se encuentra un retablo con pinturas de la Virgen del Socorro y San Clemente. Fue realizado en 1661. Desde esta capilla se accede a la terraza exterior sobre la portada principal.


Capilla de San Clemente

El Crucero y la Cabecera

No fue hasta la 1780 que comenzaría la segunda etapa de construcción de la Catedral Nueva de Salamanca, tras haberse terminado la parte de los pies al crucero en una primera fase. Ahora se afrontaban las obras del propio crucero y cabecera. Don Ribero Rada, arquitecto discípulo de Rodrigo Gil de Hontañón, modificaría los presupuestos iniciales de planta semicircular de la cabecera, sustituyéndolos por uno rectangular de inspiración herreriana.

Interior de la Catedral de Salamanca

La portada del Patio Chico queda cubierta interiormente por una cancela diseñada por el maestro Alberto de Churriguera. En el crucero norte, a la parte derecha, está situada la imagen del Cristo de la Agonía esculpida en el siglo XVI, que desfila en Semana Santa.

Fachada lateral de la Catedral Nueva de Salamanca, conocida como del Patio Chico 

Aquí mismo, enfrentado, se encuentra el sepulcro de Francisco de Bobadilla, obispo de Salamanca, que tuvo el honor de poner la primera piedra de la Catedral Nueva en 1512.


Las Sacristías

Son unas de las últimas construcciones catedralicias realizadas. Se sitúan al lado sur de la cabecera de la Catedral. Fueron comenzadas por Manuel de Larra Churriguera, pero la mayoría de la construcción se debe a Juan de Sagarbinaga, hacia los años 50 de siglo XVIII.

Las estancias se componen por: Sacristía de Capellanes, Sacristía de Canónigos, Sala Capitular y casa del sacristán. Interiormente están decoradas en estilo rococó. Destaca el altar del testero, con frontón semicircular y los extraordinarios espejos con rocallas.

Sacristias de la Catedral nueva de Salamanca

La música en la Catedral

De siempre, la Catedral ha sido un lugar donde celebrar acontecimientos de la vida salmantina, además de su función pastoral y de culto diario. Para ello, la música era el elemento de cohesión. Se cantaba principalmente en las misas solemnes, honras fúnebres de personalidades y procesiones.

Existía un Maestro de Música de Capilla, que era el encargado de componer y dirigir la música. Estaba al frente de uno o varios organistas y varios capellanes músicos. Todos ellos accedían al puesto por oposición o nombramiento directo del Cabildo.


Órganos de la Catedral de Salamanca

Del pasado musical de la Catedral salmantina, son testigos los tres órganos de la Catedral Vieja, el gótico del siglo XV, en la Capilla de Anaya; y los dos realejos del siglo XVI, situados respectivamente a la izquierda y derecha de la nave central; Así como otros dos en la Catedral Nueva, enfrentados en el coro; el de la derecha renacentista, y el de la izquierda, barroco.

El Archivo Catedralicio

En su interior se guarda uno de los más extraordinarios conjuntos de instrumentos aerófonos renacentistas orlos, chirimías y bombardas, un oboe y un bajón barrocos y dos trompas del siglo XIX. Después se han encontrado otros tres instrumentos, muy deteriorados, y que están aún por estudiar, restaurar y catalogar, como un arpa, una trompa marina y una chirimía bajo.

La intensa actividad musical que aquí se desarrolló ha legado también 76 cantorales de gregoriano, 13 libros de polifonía y más de 3000 partituras de los siglos XVII, XVIII y XIX.


Archivo de la Catedral de Salamanca

La Catedral de Salamanca fue uno de los principales focos musicales de España motivado a la existencia de una cátedra de música en la vecina Universidad y la posibilidad de que los maestros de capilla de la Catedral ocuparan sendos puestos.


Las torres y campanas

El conjunto de Catedrales de Salamanca se articulan a través de la compartida torre de las campanas. Esta torre se debió edificar como un primer bastión defensivo que se situaba sobre el pórtico de la entrada de la Catedral Vieja a principios del siglo XIII. Debió tener un carácter de fortaleza almenada y que se complementaba con el levantamiento la otra torre, la Mocha. Pronto perderán su carácter defensivo y se convertirán definitivamente en viviendas de los campaneros en 1614.


Campanas de la Catedral de Salamanca


La propuesta turística que ofrece la Catedral Nueva de Salamanca
Ieronimus, un paseo por las alturas

La muestra expositiva Ieronimus se consolida como un atractivo inagotable para el turismo en Salamanca. Desde su apertura en el año 2002, la propuesta que recorre parte del interior de la Torre de Campanas de la Catedral Nueva ha recibido muchos visitantes, cifra que continuará creciendo gracias a la continua renovación de espacios y contenidos.


Visita nocturna Ieronimus

En el 2009 la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León ha dado su conformidad a la Catedral se compromete reparar las cornisas, contrafuertes y pináculos, así como adecuar la Sala del Reloj y la Sala de las Campanas para incluirlas en el itinerario turístico de Ieronimus.


Música de la catedral

La Sala del Alcaide expone “La música de la catedral” ; una iniciativa que pretende mostrar al visitante a través de la imagen y el sonido la íntima relación que siempre ha existido entre el templo y la música, vinculada especialmente a la figura de los campaneros, encargados de marcar el ritmo de vida de la ciudad medieval.


Órgano de la Catedral de Salamanca - Imagen de Gonzalo Caballero

La nueva oferta de esta sala, se ofrece una muestra de instrumentos y objetos musicales de gran valor patrimonial, como cantorales, una campana gótica fundida en bronce en el año 1350, la más antigua de la Catedral, o una trompeta marina, instrumento de cuerda frotada del que en España sólo se conserva otro ejemplar en Barcelona.

Mientras, la Sala de la Bóveda muestra La Piedra Angular, que señala la importancia de esta sala abovedada para entender la configuración arquitectónica de las torres. La exposición recrea algunos de los momentos en los que la estructura estuvo en peligro, como el terremoto de Lisboa o los incendios que ha sufrido el edificio.


Museo catedralicio

La Sala de la Bóveda, del Museo Catedralicio de la Catedral de Salamanca se haya ubicado en el Claustro de la Catedral Vieja de Salamanca, dentro de las conocidas como Sala Capitulares. Sobre este museo ya os hemos hablado en nuestra anterior entrega relacionada con las Catedrales de Salamanca.


Sala Capitulares del Claustro - Imagen de Terranostrum

Y como ves,.. esta gran Catedral tiene muchos detalles que aunque están ahí, no siempre es fácil de ver. Nosotros seguro que nos hemos saltado algunos más. ¿Por qué no nos ayudas a completar algún detalle extra con un comentario? O bien, simplemente cuéntanos qué te pareció esta magnífica construcción cuando la visitaste.



Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor.
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España.
ISBN: 978-84-686-7933-4
Fuente :Fotografias Revista digital Destino Castilla y León





Copyright: Narciso Casas ©
© Todos los derechos reservados    

 narcisocasas@hotmail.es


lunes, 23 de enero de 2017

Guía de la ciudad de Salamanca I Parte: La Catedral Vieja de Salamanca


Salamanca, la llamada, Ciudad dorada del Tormes, es una ciudad mágica, como ya os hemos hablado en varias ocasiones. Es una de las pocas ciudades donde coexisten dos catedrales, la Catedral Nueva y la Catedral Vieja. Ambas son tan especiales y únicas en sí mismas, que vamos a dedicar una entrada a cada una, que posiblemente nadie conozca todos los secretos que atesoran.

Ciudad vieja de Salamanca

Desde 1988 el casco antiguo de Salamanca está inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, por su importante conjunto arquitectónico, entre los que destacaran entre otras construcciones, sus dos catedrales, la Vieja y la Nueva, la Casa de las Conchas, la Plaza Mayor, el Convento de San Esteban y las Escuelas Mayores.


Igualmente, la presencia de su universidad, la más antigua de España y una de las 4 más antiguas de Europa han dejado una huella imborrable en la ciudad; tanto es así que la mayor parte de la ciudad gira en torno a la misma.


Catedral vieja de Santa María

Como hemos dicho, en Salamanca hay dos catedrales adosadas la una a la otra. La Catedral de Santa María es una de ellas, conocida mejor como “La Catedral Vieja”, o de Santa María de la Sede.

Planta de la Catedral vieja de Salamanca y el Claustro – Destino Castilla y León

 
Fundada por Jerónimo de Perigord, el primer obispo de la restaurada diócesis de Salamanca en 1102, por encargo de Raimundo de Borgoña, y su esposa Dña. Urraca de León, hija de Alfonso VI de León, que también ordenó la repoblación de la ciudad con gentes venidas de Francia, castellanos, portugueses y mozárabes ocuparon la periferia.


Representación de cómo pudo haber sido la Catedral vieja de Salamanca - Imagen de Amigos del Románico

El templo posee una planta de cruz latina con tres naves de factura románica en un conjunto, aunque se remata con bóvedas de transición al gótico. Se terminó gracias al impulso que dio a las obras Alfonso Barasaque obispo de Salamanca de 1361 a 1375, para ayudar a la finalización de la Catedral Vieja de Salamanca fundó la Cofradía de la Obra de Santa María de la Sede, con ayuda de las limosnas entregadas.

Al frente de esta sede catedralicia estuvieron personajes ilustres, como el obispo Jerónimo de Perigueux, de origen francés, capellán del Cid Campeador y obispo de Valencia. Por ese motivo, se guardan en los archivos de la Catedral algunas donaciones realizadas por Don Rodrigo y Doña Jimena, como el famoso Cristo de las Batallas, y hoy venerado en la capilla que lleva su nombre de la Catedral.

Cristo de las Batallas de El Cid Campeador antes de la restauración - Imagen de Amigos del Románico

  La nave central de esta Catedral vieja

Posee unas dimensiones importantes, 52 x 9,20 x 16,70 metros; mientras que las naves laterales son de 50 x 5,50 x 11,20 metros. Todas las naves están rematadas con tres ábsides de la Capilla Mayor y capillas laterales. En la nave lateral izquierda se halla recortada en su anchura por la construcción del muro superpuesto de la Catedral Nueva; un muro compartido por ambas catedrales.

La bóveda central muestra un estilo de transición al gótico, al estar cubierta con arcos ojivales y fuerte crucería, aunque dentro de un ámbito románico. El año 1180 parece ser la fecha en que quedó ya cerrada.

Detalle retablo Catedral vieja de Salamanca

En el muro de la nave del Evangelio se halla el altar de Santa María la Blanca, cuya imagen, del siglo XIV, fue traída a la Catedral Vieja al ser destruida la Iglesia de esta advocación por la riada de San Policarpo ocurrida en 1626, cuando se desbordó del río Tormes, dejando 200 personas fallecidas y más de 1500 casas destruidas. Las pinturas laterales representan a San Antonio de Padua y a Santa Rosa de Lima. Y sobre este altar se hallan pintados y descritos los dieciocho milagros atribuidos al Cristo de las Batallas.

En el muro de la nave de la Epístola, mirando hacia el altar mayor puede contemplarse una gran imagen de Cristo Crucificado, de autor desconocido. Si avanzamos por la nave se halla el altar de San Cristóbal con pinturas de Santa Teresa y Santo Domingo.


Transepto de la Catedral vieja con sepulcros y policromía

 El cimborrio o Torre del gallo

Este animal corona la veleta de esta torre pertenece al grupo de Cúpulas del Duero, entre ellas se encuentran las catedrales de Zamora, Plasencia y la propia Catedral Vieja de Salamanca junto con la Colegiata de Toro.

Cimborrio de la Catedral vieja de Salamanca – Imagen de Wikipedia


Se apoya en un tambor con dieciséis columnas, aligerado por treinta y dos ventanas, al tiempo que dieciséis nervios enlazan en un rosetón. Se cruzan encontrándose en la parte central del cimborrio externamente presenta gallones separados mediante cresterías, cubierta toda de escamas.

El Claustro

Una serie de capillas rodean al claustro. Fue construido durante el último tercio del siglo XII, bajo el pontificado de Vidal. Posteriormente el obispo Sancho de Castilla mejora su arquitectura con techumbres mudéjares, de las cuales quedan algunos restos en la Capilla de Santa Catalina.

Las capillas de este claustro sirvieron en el pasado como aulas de la Universidad, así como salas donde se examinaba a los estudiantes.


Plano de la Catedral vieja y el Claustro - Destino Castilla y León

El terremoto de Lisboa de 1755 arruinó una parte importante, y motivó su reconstrucción de manos del arquitecto Jerónimo García de Quiñones con tendencias neoclásicas, quien amplió sus dimensiones en un piso superior. También resultó muy dañados vario frescos de los siglos XIII-XIV que decoran los sepulcros.

Las Capillas de la Catedral vieja de Salamanca

La Capilla mayor

La capilla principal, en su interior se conserva un maravilloso retablo de la Historia de la Salvación, incomparable en toda Europa. Este retablo presenta la vida de la Virgen María y está presidido por la Virgen de la Vega, advocación de la Virgen María, patrona de Salamanca. Se trata de un talla del siglo XII, que se cree llegó a Salamanca procedente de Constantinopla.

Desde 1618, el día de su festividad es el día 8 de septiembre, día en el que comienzan las ferias de la ciudad.
En esta capilla reposan los sepulcros de seis personalidades ilustres para Salamanca. A los lados del retablo: a la izquierda, el de Dña. Mafalda, Infanta de Castilla, hija del rey Alfonso VIII de Castilla. Dos episcopales, Sancho de Castilla, arzobispo de Toledo entre los años 1259 y 1261, hijo de Fernando III el Santo.

También descansan Don Gonzalo Vivero, Deán de la Catedral de Lugo, más tarde también fue catedrático de la Universidad de Salamanca y posteriormente rector. Aunque enterrado como tío y sobrino, realidad eran padre e hijo, también está enterrado el hijo de este, Arias Díaz Maldonado.

En el muro derecho se halla el sepulcro del arcediano Fernando Alonso, hijo de Alfonso IX, y hermano del rey Fernando III, el Santo. Más adelante y por orden de situación, están sepultados las siguientes personalidades; Pedro, obispo, en la Capilla del Santísimo; los del arcediano de Ledesma Don Diego García López, Elena de Castro, el deán de Ávila Don Alfonso Vidal y del chantre Aparicio Guillén, en el crucero sur.

Capilla de San Martín, con pinturas originales firmadas - Imagen de Amigos del Románico

Capilla de San salvador o de Talavera

La más antigua de todas las capillas que forman el claustro. Está cubierta con una cúpula octogonal con 16 nervios paralelos dos a dos que se apoyan en columnas, y que forman una estrella de ocho puntas en la clave, tiene influencia islámica siglo XII. Está presidida por un retablo del siglo XVI de gran valor.
En esta capilla, fundada por Rodrigo Maldonado, natural de Talavera, catedrático de Derecho y rector de la Universidad, era canciller de la Orden de Santiago, orden religiosa y militar surgida en el siglo XII en el Reino de León. En su interior se encuentra su sepulcro y el de su esposa, en el centro de la capilla.

Capilla de San salvador o de Talavera – Imagen de PGarcia

En un lateral se conserva el pendón rojo carmesí de los comuneros, conseguido en la batalla de Villalar.

Capilla de Santa Bárbara

Fundada por el obispo Juan Lucero en 1334, se encuentra enterrado en la parte central. Este obispo de Salamanca, redactó los primeros estatutos de la Catedral en 1345. De esta capilla resulta impresionante la magnífica decoración de cerámica de Talavera frente al altar.

Desde los comienzos de la Universidad de Salamanca, la más antigua de España, cuando los estudios se hacían en la propia catedral, esta capilla servía como lugar donde se realizaban los exámenes finales.

El estudiante que iba a realizar su examen de doctorado debía pasar toda la noche encerrado en la capilla. Si el estudiante aprobaba el examen, salía por la puerta principal de la catedral donde le esperaban sus amigos y juntos hacían una fiesta. Si el grado obtenido era el de doctor sus compañeros escribían en una pared un anagrama de la palabra latina Vítor de color rojo, que combina las letras V, I, T, O y R seguida de su nombre en letra o anagrama también lo que equivale a Víctor.

 Capilla de Santa Bárbara – Imagen de Amigos del Románico

A comienzos del siglo XVII, para celebrar la fiesta el doctorando debía ofrecer un toro a sus compañeros que, tras torearlo y matarlo, servía para la comida de celebración lo que hacía que conseguir un doctorado solamente estuviera al alcance de gente con posibilidades económicas. Si el estudiante no superaba el examen, salía por otra puerta, conocida como la Puerta de los Carros o de los burros, donde no había ni amigos ni fiesta.

Capilla de Santa Catalina, o Capilla del Canto

Fundada en el siglo XII por el obispo Vidal, y reformada y ampliada en el XV con bóveda de crucería. Es la capilla más espaciosa de todo el claustro. En ella se han desarrollado todo tipo de actividades como actos académicos de la Universidad, conciertos, etc…

Capilla de Santa Catalina – Imagen de Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Dentro de dicha capilla se encuentra el sepulcro del maestro compositor salmantino Manuel Doyagüe, pinturas de Pedro Bello fue un pintor discípulo de Fernando Gallego. Su obra más conocida son las puertas del retablo de Santa Catalina de la Catedral de Salamanca.

Capilla de San Bartolomé, o de Anaya

En la parte central está el sepulcro que dice la inscripción esculpida en la reja de su tumba:
Aquí yace el señor don Diego de Anaya, arzobispo de Sevilla, fundador del insigne Colegio de San Bartolomé, fue el fundador de la capilla y obispo de Salamanca devoto de San Bartolomé y mecenas que fundó el Colegio Mayor de San Bartolomé (el más antiguo de Salamanca).

El edificio original, resultó muy dañado en el terremoto de Lisboa, de 1755 y en su lugar edificado el actual Palacio de Anaya. Esta capilla fue reformada en el siglo XVI, como puede apreciarse en la bóveda estrellada que cubre el techo de la misma. Además, en la capilla se conserva un órgano que pasa por ser uno de los más antiguos que existen, aunque actualmente no funciona.

Capilla de los Anaya – Imagen de Wikipedia

  
En los muros de la capilla aparecen otros sepulcros de semejante estilo como los de Gutierre de Monroy y su esposa, los padres y hermano del fundador. La capilla se ve completada por un interesante retablo.

Otros detalles del Claustro

Fuera ya de las capillas, como elementos destacables en el claustro tenemos el epitafio de los hermanos ingleses arquitectos Randulfo y Ricardo profesores de Estudio Salmantino que fue origen de la Universidad de Salamanca fueron quienes fundaron en 1175 la Iglesia de Santo Tomás Cantuariense; estando la iglesia en construcción, falleció Randulfo el 10 de marzo de 1194, según consta en un epitafio pintado en el muro del claustro de la Catedral Vieja salmantina.

También destacan otros sepulcros, como el del arcediano Diego Rodríguez con una gran estatua y escudo sostenido por ángeles, con esta inscripción: Aquí yace el reverendo señor Don Diego Rodríguez arcediano de Salamanca, del canónigo Pedro Xerique.

En el friso se lee:
Aquí yace el honrado Pedro Xerique canónigo de Salamanca que docto las doncellas y dejó aquí otras memorias.

Salas Capitulares

Estas salas capitulares fueron construidas en el año 1526. Por su antigua dedicación, añadidas al claustro en el siglo XVI. Son tres espacios donde se ubica el Museo Catedralicio junto con la siguiente capilla. Como interés artístico ofrecen una bella puerta manierista y varios artesonados mudéjares.

Sala Capitulares del Claustro – Imagen de Terranostrum

En ellas se han reunido pinturas y esculturas de los siglos XIV al XVII. La pinacoteca goza de piezas de autores importantes Un rico artesonado de estilo mudéjar con ornamento renacentista, que fue realizado por el carpintero Pedro Nieto.
Aquí se conserva una pintura de Fernando Gallego con una escena del Nacimiento de Cristo, hay obras del artista Pedro Bello, discípulo de Fernando Gallego, unas obras en torno al año 1500.


Como has podido comprobar esta pequeña catedral románica, comparada con la espléndida catedral gótica de al lado, tiene un montón de secretos y curiosidades guardadas. ¿Qué más cosas interesantes destacarías de este bella construcción? Déjanos un comentario con más curiosidades o impresiones relacionadas con esta catedral. En la próxima entrega, nos sumergiremos en la Catedral Nueva de Salamanca.

Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor.
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España.
ISBN: 978-84-686-7933-4

Fuente de Fotografías: Revista digital Destino Castilla y León

Copyright: Narciso Casas ©
© Todos los derechos reservados    
 narcisocasas@hotmail.es