lunes, 31 de julio de 2017

Las Iglesias de extramuros de Ávila románicas - II PARTE



La Basílica de los Santos Hermanos Mártires, Vicente, Sabina y Cristeta

Más conocida como Basílica de San Vicente. Su construcción se inició en el siglo XII y finalizó en el siglo XIV. Este templo románico abulense es el de mayor tamaño e importancia de la ciudad después de la Catedral y una de las obras más destacadas de este estilo arquitectónico de toda España. Desde 1882, es Monumento Nacional.

Fachada de la basílica de San Vicente de Ávila – Destino Castilla y León

La fase final de esta construcción está atribuida al maestro francés Giral Fruchel, introductor del gótico en España y que participó también en la construcción de la catedral y en la Iglesia de la Magdalena de Zamora. Estructuralmente, es similar a las basílicas latinas, con una planta de cruz latina, tres naves de seis tramos, cimborrio, tribunas, tres ábsides, atrio, dos torres y una cripta.

El material utilizado para la construcción fue la piedra caleña, una arenisca de tonos amarillentos y anaranjados, proveniente de las canteras del cercano pueblo de La Colilla (Ávila).


Historia de estos santos

Está dedicada a los Santos hermanos mártires Vicente, Sabina y Cristeta, que en el año 306, durante la persecución de Diocleciano, la última y quizá más sangrienta persecución a los cristianos en el Imperio romano sufrieron martirio por negarse a firmar un documento en el que debían reconocer haber ofrecido sacrificios a los dioses romanos. Sus cuerpos fueron depositados en una cavidad de una roca, sobre la que se edificó posteriormente la actual basílica. Esta supuesta roca puede contemplarse en la capilla derecha de la cripta.


Santos hermanos mártires Vicente, Sabina y Cristeta

En 1062, el rey Fernando I de León y Castilla ordenó que los restos fueran trasladados al monasterio de San Pedro de Arlanza (Burgos) , aunque en 1175, los cuerpos regresaron a su lugar de enterramiento original, que para aquel momento ya se había iniciado la construcción del actual templo, que fue entorno al año 1130.

Posteriormente se efectuó un nuevo traslado en el año 1835 a la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias (Burgos) de donde pasaron a la capilla de las Reliquias de la catedral de Burgos hasta que volvieron definitivamente a San Vicente, donde quedaron depositadas dentro de unas urnas colocadas en el altar mayor.


Interior de San Vicente

El cenotafio de los santos Vicente, Sabina y Cristeta, es un gran monumento funerario con estructura arquitectónica y escultórica, de la segunda mitad del siglo XII y con un baldaquino añadido durante el siglo XV. Es uno de los cenotafios románicos mejor conservados se encuentra situado en el crucero, bajo el arco toral del lado de la Epístola.


Cenotafio de los santos Vicente, Sabina y Cristeta - Destino Castilla y León

Se cuenta que San Pedro del Barco, un santo muy honrado en su localidad natal, erigieron una ermita donde se ubicaba la casa donde nació. En la Basílica de San Vicente se conserva la huella de una herradura de su caballo en las inmediaciones del altar.



Otra curiosidad es que el cubo de la muralla que forma el vértice dirigido hacia esta iglesia, recibe el nombre de Cubo de la Mula, debido a que allí se localiza un verraco celtibérico que dirige su cara, hacia el templo.


Iglesia de San Pedro

Esta otra iglesia románica situada fuera del recinto amurallado es una de las más emblemáticas de Ávila, al localizarse cerrando plaza del Mercado Grande, frente a la puerta del Alcázar. El inicio de su construcción está fechado hacia el 1100, dándose por terminada hacia el año 1130. No obstante, sufriría diversas reformas a lo largo de los siglos XIII y XIV.


Plaza del Mercado Grande de Ávila 

Presenta planta longitudinal de 3 naves y 3 ábsides, en un solo edificio. Las tres puertas de entrada son románicas junto a los ábsides, la nave central es de la transición al gótico. En el lado occidental o de los pies destaca un gran rosetón sobre la fachada que nos habla de las actuaciones góticas del siglo XIII y XIV.

El conjunto está rodeado de un espacio ajardinado y enlosado. Presenta analogías con la de Basílica de San Vicente, construida por las mismas fechas. El templo fue poblándose de manifestaciones artísticas destacadas, dejando claro que durante más de 900 años este lugar ha sido un centro de culto cristiano de manera ininterrumpida.



Las obras pictóricas más estimables son ocho sargas: María en la Anunciación, el arcángel Gabriel, San Pedro, San Pablo, los Santos Juanes (Bautista y Evangelista) y dos ángeles músicos. Las Sargas son telas pintadas al temple, suelen ser muestras previas a la realización del óleo cuyo destino podría ser el cierre de un retablo. El autor de estas obras es el artista Pedro Berruguete, pintor palentino de la segunda mitad del XV.

Algunos tratadistas mantienen que San Pedro es la más antigua parroquia de Ávila; siempre rivalizó con la de San Vicente por la preeminencia en los actos procesionales. La disputa fue zanjada en el siglo XVII, la cruz de San Pedro presidía media procesión, desde la salida, y la cruz de San Vicente la otra media.


Detalles interiores de la Iglesia de San Pedro - Imagen de BlancaTeGuíaenÁvila

Ermita de San Segundo

Esta ermita está al oeste de la ciudad de Ávila, fuera del recinto amurallado y en la margen derecha del río Adaja. Posee una planta con tres naves y cabecera tripartita desviada. Conserva vestigios románicos, aunque fue ampliamente reformada durante el siglo XVI. En su interior se guarda una escultura de alabastro elaborada por el artista Juan de Juni. (1506-1577) formado en Francia y en Italia, y miembro de la escuela de la escultura castellana.

Ermita de San Segundo de Ávila - Image de JCyL

Durante las reformas efectuadas en 1521, en uno de sus muros se encontró un sepulcro con una caja que contenía huesos de un cuerpo humano. Sobre la tapa se leía la inscripción Santus Secundus, que dio lugar a que durante mucho tiempo se creyera que Ávila había sido fundada por este santo; uno de los siete varones apostólicos enviados por San Pedro a evangelizar la península Ibérica. Este suceso fue la causa del cambio de nombre de la iglesia que pasó a llamarse Ermita de San Segundo.

Cuenta la creencia popular que introduciendo un pañuelo en el sepulcro y pidiendo tres deseos, el santo concede uno de ellos.

Interior de la Ermita de San Segundo de Ávila - Image de JCyL

San Segundo es el patrón de Ávila y su romería se celebra el 2 de mayo. Esta sencilla y humilde ermita fue declarada Monumento arquitectónico-artístico por Real Orden en 1923.


Real Monasterio de Santo Tomás

Este monasterio fue construido a finales del siglo XV en estilo gótico. Su fundación se debe al tesorero de los Reyes Católicos, Hernán Núñez de Arnalte, quien otorgó poder a favor de su esposa, María Dávila, y a que fray Tomás de Torquemada, actuasen en su nombre para la fundación de un convento de dominicos en Ávila en honor de Santo Tomás de Aquino.


Monasterio de Santo Tomás de Ávila - Imagen de Viajes y Rutas

Esta Iglesia se integra dentro de un Monasterio, que a su vez fue Palacio Real para los Reyes Católicos. La iglesia presenta una planta de cruz latina con cinco tramos coronada por una bóveda estrellada. A mitad de la fachada se sitúa un gran rosetón que da luz al coro y la iglesia. Un poco más arriba, preside el escudo de los Reyes Católicos sostenido por un águila, que representa San Juan Evangelista. La nave principal tiene unas medidas de 53 metros de largo por 10,50 de ancho y el crucero mide 28,80 metros de largo por 10,30 de ancho.

Interior de la Iglesia del Real Monasterio de Santo Tomás – Imagen de Wikipedia

El complejo monástico presenta tres patios; el claustro asociado a la Iglesia tiene unas medidas de 19,40 por 20,90 metros con dos plantas. Consta de 18 arcos, con dos puertas de acceso en su parte interior, y de 38 arcos polilobulados en su parte superior.

El retablo mayor contiene pinturas de Pedro Berruguete, (1450-1503) que ilustra 19 pinturas colocadas en esta magnífica obra de estilo gótico de 21 metros de alto. El retablo está estructurado en tres partes, que contienen cinco grandes tablas relativas a diversos episodios de la vida de Santo Tomás de Aquino. Fue residencia de verano de los Reyes Católicos.

En lugar preferente junto al altar mayor, se halla el sepulcro o sarcófago del príncipe Juan, el único hijo varón de los Reyes Católicos, que murió prematuramente antes de llegar al trono. La obra escultórica renacentista, en mármol de Carrara, es del autor italiano Domenico Fancelli. (1469-1519).


Tumba del Principe Juan, hijo de los Reyes Católicos en el Monasterio de Santo Tomás

Convento de San José

Primera fundación llevada a cabo por Santa Teresa de Jesús, gracias al apoyo del obispo Álvaro de Mendoza. Fue edificado en 1562, aunque su iglesia, el elemento arquitectónico de mayor interés, comenzó a construirse en 1607 con el diseño del arquitecto renacentista Francisco de Mora, compañero de Juan de Herrera en otras construcciones monumentales, como El Escorial, o la reconstrucción del Alcázar de Segovia; fue el autor del complejo palaciego de Lerma. Este templo fue concebido con una única nave, con cubierta de bóveda vaída y cúpula en el crucero.


Convento de San José de Ávila 

Junto con el convento de monjas carmelitas descalzas, es Monumento Nacional desde 1968. Actualmente el edificio sirve de sede al Museo Teresiano de las Carmelitas Descalzas.


Iglesia de San Andrés

Esta Iglesia románica del siglo XII se sitúa al noreste de la ciudad, a extramuros y en el barrio conocido como “el de los canteros”, porque allí residían los maestros de obras y canteros que trabajaron en la fortificación de Ávila. Para llegar hasta ella, hay que cruzar la carretera que circunvala la muralla de Ávila a la altura del muro norte de la basílica de San Vicente, para luego entrar o por la calle Parrilla o la calle Valseca, ya que ambas desembocan en la Plaza de San Andrés, donde se ubica el templo.


Iglesia de San Andrés de Ávila - Imagen de BlancaTeGuíaenÁvila

Se trata de uno de los templos más antiguos de la ciudad, construido con piedra arenisca. Durante el siglo XX sufrió ciertas restauraciones. Cuenta con una planta basilical de tres naves, con sus correspondientes ábsides, siendo mayor el central. Fue declarada Monumento Nacional el 23 de junio de 1923 y en 1985 pasaría a tener automáticamente la categoría de Bien de Interés Cultural además de junto con el casco antiguo de Ávila y otras iglesias extramuros el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

Interior de la Iglesia de San Andrés de Ávila – Imagen de BlancaTeGuíaenÁvila

Iglesia de San Nicolás

Esta otra iglesia románica data del siglo XII, se sitúa al sur de la ciudad. Esta iglesia estaba consagrada a San Nicolás por el obispo Jacobo de Ávila en 1198. Al levantarse esta iglesia, empezaron la construcción por la cabecera, mientras que la fachada occidental sería ya finalizada a comienzos del siglo XIII.

Presenta tres naves, con tres puertas de acceso, y un ábside semicircular. Cuenta además con una torre de planta cuadrangular. El material empleado en su construcción, es el ya tradicional en las otras iglesias románicas de Ávila, piedra de sillería lisa arenisca, sobre zócalo de granito. Fue reformada en el siglo XVII.


glesia de San Nicolás de Ávila 


Hacia el 1303 el barrio creció y se hizo bastante popular, concentrándose en él parte de los inmuebles arrendados del cabildo. A inicios del siglo XX este templo fue parcialmente restaurado. Fue declarada Monumento Nacional el 22 de febrero de 1980.

Ermita de San Martín

Esta ermita románica situada en la zona norte de la ciudad, a las afueras del casco histórico y de las murallas está próxima a la Iglesia de Santa María de la Cabeza de Ávila, a medio camino entre la muralla y el Convento de la Encarnación. Fue reconstruida en el año 1705. Su estilo arquitectónico es románico, aunque su torre se construyó más tarde y se aprecia un incipiente estilo mudéjar. Es una pena que esta ermita no es visitable, así que tan sólo se puede disfrutar desde el exterior.

Ermita de San Martín – Imagen de Asturnatura

Su importancia es que fue declarada Monumento Histórico Artístico en junio de 1983 por el Real Decreto. Lo que llama más la atención es su torre, que es una de las más originales que pude ver en la ciudad de Ávila.


Iglesia de Santiago

La iglesia de Santiago se sitúa al lado sur de la ciudad, bajo el paseo del Rastro. Es una de las más atractivas desde nuestro punto de vista. Su construcción original data del siglo XIII, en estilo románico, con transiciones al gótico, aunque se la considera más gótico tardío ya que fue finalizada en el siglo XVI en la mayoría de los detalles.

El elemento más característico de esta iglesia de una única nave es un torre campanario, octogonal y con la base en piedra granítica, para luego usar la piedra arenística de la zona, para finalizar de nuevo en piedra granítica y una cubierta de terraza.


Iglesia de Santiago de Ávila

En su interior se encuentra un retablo que constituye un notable ejemplo de la presencia de los elementos típicamente jacobeos, presentes en los templos situados en el Camino de Santiago, y es que uno de los ramales de los caminos de Madrid, atraviesa la ciudad de Ávila.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad, junto con las otras iglesias de Ávila y es Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento desde 1983.


Ermita de Santa María de la Cabeza

Situada en la parte oeste de Ávila, justo al lado de la Iglesia de San Martín. Tiene un origen románico del siglo XIII, aunque tiene grandes añadidos de influencia renacentista debido a remodelaciones en el siglo XVI. También conserva elementos mudéjares, sobretodo en sus naves interiores. Fue consagrada por el obispo de Ávila Don Pedro, para sustituir a la antigua iglesia de San Bartolomé, que funcionaba como capilla del primer cementerio medieval de Ávila.

Ermita de Santa María de la Cabeza – Imagen de Asturnatura

En su interior destaca su Altar Mayor, de origen puramente barroco, aunque actualmente no se puede visitar su interior.

Y sin duda, hay muchas más e interesantes iglesias románicas en Ávila, pero estas son las que están amparadas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.


Narciso Casas - Profesor de Arte y Escritor.
Fuente: Mi libro titulado Patrimonio Mundial Cultural de la Humanidad en España.
ISBN: 978-84-686-7933-4
Fuente :Fotografias Revista digital Destino Castilla y León




No hay comentarios:

Publicar un comentario